Skip to main content

BRISK AND COFFEE ®

el momento intenso de la vida
Inicio  Quienes somos  La experiencia del café  La oferta  La franquicia  Únete a nuestro equipo  Mapa sitio  Iniciar sesión de miembro  Contacto   
La historia del café > Cómo se cultiva el café > El tostado > Como preparar un café > Técnicas para la cata > Efectos de la cafeína > Actividad del café > Circulación de la cafeina >  
Circulación de la Cafeína

¿El café atenúa el apetito?


Ciertamente en café atenua el apetito, el mérito esta vez no se debe a la cafeína, sino a las sustancias producidas en la torrefacción del café, las que ayudan a reducir la sensación de hambre. Un café, sobre todo si se toma a mitad de la mañana o en la tarde, permite llegar a la hora de la comida sin mucha fatiga.

¿El café hace aumentar le colesterol?

Falso. El aumento de colesterol se debe a la alimentación, el consumo del tabaco, la vida sedentaria, la predisposición. Sólo al tomar café hervido y sin filtrar (como el que se prepara en los países nórdicos), por algunos tipos de lípidos, puede aumentar el colesterol. Si este mismo café se filtra no corre ningún riesgo. Preparado de otras formas, este problema no se presenta.

¿De qué manera afecta la cafeína al aparato respiratorio?

El consumo del café parece proteger contra la enfermedad asmática. Se ha demostrado su eficacia en personas que han sufrido ataques de asma. El aumento en el riesgo de padecer bronconeumonía obstructiva o cáncer del pulmón en las personas que consumen café, no ha sido demostrado.

¿Está relacionado el café con las afecciones cardíacas?

El consumo del café en cantidad moderada no modifica ni las funciones cardiovasculares ni las presiones arteriales en las personas de buena salud. Sin embargo, existen susceptibilidades individuales, ya que hay ciertas personas más sensibles que otras. Para un individuo sano, en teoría, no existen límites en el consumo del café, salvo el del sentido común. La cafeína ocasiona un ligero y transitorio aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial sistólica, efecto que, sin embrago, se extingue en un tiempo breve y no exige al corazón un esfuerzo excesivo. En cambio, cuando se trata de establecer cuanto café pueden tomar las personas con cardipatías (Enfermedades del Corazón), debe considerarse la gravedad de cada caso. En el caso de una cardiopatía leve 2 ó 3 tazas al día no constituyen peligro alguno, de tal forma que hasta el entusiasmo por beber un café puede traducirse en un beneficio psicológico importante. Cuando las condiciones de salud son más delicadas, como cuando el corazón trabaja al límite máximo, someterlo al esfuerzo que demanda la cafeína, puede construir un riesgo. En este caso, podría tomarse un café después del almuerzo, pero nada más.

¿El café hace aumentar la presión sanguínea?

Numerosas investigaciones llevadas a cabo tanto en personas sanas como en hipertensos han excluido la posibilidad de que el consumo del café pueda producir hipertensión. Más bien, se ha notado que su consumo regular ejerce un efecto contrario, disminuyendo ligeramente los valores. También con la administración aguda de cafeína se verifica un modesto aumento de la presión que se desvanece en el curso de uno o dos días. En consecuencia, un consumo moderado es permitido aun para las personas que sufren de leve hipertensión. Las contraindicaciones son referidas en los casos en los que la hipertensión es debida a origen renal.